Logo UNAD
Unad
Zona Caribe

Noticias de la zona

A principios de enero, los cibernautas manifestaron un cierto descontento con la nueva política de privacidad de WhatsApp, la cual desató críticas sobre el manejo de datos de los usuarios. Muchos activistas de la privacidad en internet cuestionaron la política de “aceptar la recolección de datos o irse” de la aplicación, y dieron a conocer otras aplicaciones como Signal y Telegram para reemplazar el servicio de mensajería de WhatsApp.

chat

Las normas de protección de datos personales intentan garantizar el derecho a la protección del usuario, sin embargo, en las redes sociales y otras plataformas digitales los usuarios suelen proporcionar de manera voluntaria y gratuita información sin necesariamente conocer los alcances y el uso que se le dará. Por esta razón, se vuelve necesario conocer cuál es la información que las aplicaciones recopilan y cómo será utilizada dicha información.                         

Sonia Ximena Moreno Molano, líder nacional de la Especialización en Seguridad Informática de la  Universidad Nacional Abierta y a Distancia – UNAD, será quien nos cuente sobre la importancia de la privacidad y seguridad informática:  

“En la actualidad vivimos en una sociedad que privilegia la información como un activo importante de las organizaciones y las personas. Hoy en día los datos tienen valor, como lo tiene un edificio, un terreno, una máquina. Buena parte de la economía se mueve precisamente por el valor intrínseco de los datos que las organizaciones y las personas utilizan para la toma de decisiones, para el desarrollo de sus actividades económicas, o para la generación de valor en la producción de bienes y servicios.

En relación a eso es importante entender qué significan la seguridad de la información y la privacidad. La seguridad de la información se refiere a las herramientas, técnicas y metodologías que podemos utilizar para garantizar que los datos y la información se encuentren resguardados y garantizar que el acceso a ellos se dé únicamente de manera autorizada. De allí la importancia que toman la definición de usuarios y contraseñas, políticas de acceso, tecnologías como firewalls, configuraciones de red, entre otras para que las organizaciones y personas puedan mantener segura la información.

De otro lado está la privacidad, que busca resguardar la identidad de quien es dueño de la información, así como garantizar que el uso o consulta de la información se dé únicamente bajo la autorización y completo acuerdo de quien ostenta la propiedad sobre ella.

Entonces, ¿por qué son importantes estas dos características? porque garantizan que al tener adecuado control sobre la información que nos interesa, podamos establecer de manera responsable quién la usa, quién la consulta, con qué fines se accede a ella, y para qué es utilizada.”

Según la docente Sonia Moreno, es importante que como usuarios conozcamos las condiciones que aceptamos al descargar y hacer uso de cualquier aplicación, pues muchas veces no somos conscientes de que estamos entregando información que define quienes somos como individuos o como empresas y  como menciona la docente, “Esa información tiene valor, y de hecho esa información generalmente es compartida (vendida o cedida) con terceros que nosotros no conocemos”.

“Cuando hacemos uso de aplicaciones, ya sean de uso libre o pagas, generalmente nos solicitan registrar información personal y aceptar los términos y condiciones de su política de privacidad. En principio, la información que suministramos a la aplicación suele ser nuestro correo electrónico, nuestro nombre de usuario y una contraseña, al parecer no es mucho y por ello generalmente accedemos rápidamente y sin dar una lectura juiciosa a  dichos términos y condiciones.

De lo que tal vez no somos conscientes, es que mientras interactuamos con la aplicación generamos información importante, tal como nuestra ubicación geográfica, comentamos o marcamos lo que nos gusta o nos disgusta, administramos nuestro dinero, hacemos compras, subimos fotos, compartimos videos, planeamos negocios, y muchas otras cosas que definen quienes somos como individuos o como empresas. Toda esa información que circula, o se almacena en esa aplicación queda almacenada ya sea en nuestro dispositivo (computador o móvil) o en los servidores de los dueños de las aplicaciones. Esa información tiene valor, y de hecho esa información generalmente es compartida (vendida o cedida) con terceros que nosotros no conocemos.

Para poner un ejemplo, cuando entramos a hacer una búsqueda en un comercio electrónico esta se refleja posteriormente en nuestras redes sociales, casi como si fuera magia, la red social se entera (casualmente) de lo que necesitamos o de lo que nos interesa. Pero lo más grave no es esto, porque finalmente vivimos en una sociedad de consumo incrustada en la sociedad de la información y de eso se trata, de automatizar todas aquellas interacciones que tenemos en la red y convertirlas en información útil para el gobierno o para el comercio.

Lo más grave es que este tipo de características de la sociedad de la información son utilizadas por la ciberdelincuencia, o por organizaciones e individuos sin restricciones éticas que de manera fraudulenta o con intenciones no muy claras utilizan nuestra información para hacernos daño o para utilizarnos.

Por todo lo anterior deberíamos preocuparnos siempre de leer y entender en profundidad todos los términos y condiciones de las políticas de privacidad expuestas por las empresas o individuos dueños de las aplicaciones que instalamos en nuestros dispositivos personales o empresariales.

Los principales aspectos de deberíamos tener claro en estas declaraciones son:

  • Qué pueden hacer o no hacer con nuestros datos personales (nombre, documento de identidad, dirección, teléfono, número de cuenta bancaria, datos de tarjeta de crédito, entre otros).
  • Qué pueden hacer con los datos no personales que se generan en la aplicación (fotos, videos, posición geográfica, preferencias de uso).
  • Con quién o quiénes van a compartir los datos y exactamente qué datos van a compartir.
  • Cómo serán protegidos los datos personales y si garantizan dicha protección.” 

Sin embargo, las aplicaciones y en el caso especifico de WhatsApp, se recibe o recopila información con el fin de “operar, proporcionar, mejorar, entender, personalizar, respaldar y promocionar nuestros Servicios, como cuando usas o instalas nuestros Servicios, o accedes a ellos.

El tipo de información que recibimos y recopilamos depende de la forma en la que usas nuestros Servicios. Requerimos información determinada para proporcionar nuestros Servicios y si no la recopilamos, no podremos proveerlos. Por ejemplo, debes proporcionar tu número de teléfono móvil para crear una cuenta con el fin de usar nuestros Servicios” (WhatsApp, 2021).

Toda la información que recopilará y que será utilizada por alguna compañía, debe ser especificada en su política de privacidad, pero recae en cada uno de nosotros la responsabilidad de asumir o no el riesgo de aceptar las políticas que proponen las distintas aplicaciones y organizaciones, por lo cual, la docente Sonia Moreno menciona:

Lo central es que seamos conscientes que al proveer información en cualquier escenario estamos asumiendo un riesgo y es nuestro deber establecer con claridad el nivel de ese riesgo y así poder decidir si lo asumimos o no.

Por eso es muy importante que la sociedad en su conjunto pueda establecer de conjunto cuáles deben ser las normas o regulaciones que deben cumplir las empresas que manejan o usan nuestra información.  Aunque en Colombia existen leyes que buscan proteger la información personal, aún es necesario seguir desarrollando bastante regulación en cuanto al uso que se haga de dicha información por parte de terceros.

Nuestra responsabilidad está en tomar decisiones informadas con la mayor claridad en cuanto a los criterios que hemos venido mencionando.  Si consideramos que no es correcto que nos presionen para acceder o aprobar ciertas condiciones para utilizar una aplicación, lo que debemos hacer es buscar aplicaciones similares que ofrezcan mayores garantías en cuanto a la protección de nuestros datos personales y de toda la información que depositemos allí”.

Ver todos los artículos

Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD de Colombia

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional - SNIES 2102
En Bogotá D.C. (Colombia) Tel: (+57)(1)375 9500  Línea gratuita nacional: 01 8000 115223
Atención al usuario
Buzón de notificaciones judiciales
anticorrupcion@unad.edu.co

© Copyright UNAD 2021