Logo UNAD
Unad
Zona Caribe

Noticias de la zona

Mayo 2021 

La Colombia de hoy requiere que la institucionalidad educativa siembre, de manera consciente, un nuevo espíritu de liderazgo solidario en los niños, jóvenes y adultos que ingresan a formarse en un centro educativo.

Por ello, en la UNAD creemos que cuando los estudiantes ingresan a nuestra alma máter para formarse integralmente, buscan ir más allá de inscribirse en un programa; de seguir las orientaciones pedagógicas de nuestros docentes en el campus virtual o en los centros regionales; de entregar trabajos y tareas; de interactuar con sus compañeros para investigar y desarrollar proyectos conjuntos; de cursar pocos o muchos créditos académicos; de evaluarse para demostrar el dominio de un tema; y de optar por una modalidad de grado que les permita llegar a una ceremonia a recibir un diploma físico o electrónico. Estas etapas son sólo requisitos y no las responsabilidades propias de quien aspira a ser un profesional integro Unadista.

En la Colombia de hoy, el sello Unadista debe expresarse mediante una sensibilidad social razonada, responsable y solidaria, dado el triste panorama social que estamos viendo y viviendo, tal como es la afectación de la dignidad humana de buena parte de quienes, con derecho justo, protestan en las calles y que son arremetidos por una espiral de violencia de vándalos y cuadrillas de bárbaros que degradan la inteligencia que nos debiera acompañar en el respeto a los derechos de todo ciudadano. Esa NO es la esencia de la Vida de una Sociedad que se sueñe justa, equitativa y próspera; y mucho menos de la formación educativa básica, media o superior, y de cualquier título o certificado educativo.


El “cartón” que se obtiene en el grado de primaria o de bachillerato o de profesional es sólo una puerta de entrada al siguiente ciclo educativo o al mundo laboral. Lo realmente importante para la institucionalidad educativa pública o privada es que sus egresados o sus estudiantes reflejen en sus actos el respeto por la vida del otro con una actitud solidaria, y en donde los pensamientos y las acciones cotidianas se conduzcan a defender la Paz, la Libertad y el Orden.


La educación no debe seguir siendo un núcleo de formalidades sin norte. Si Usted, apreciado estudiante y egresado, considera que cumplir dichas formalidades, como los arriba enunciadas como requisitos, es suficiente para identificarse como una persona educada, con todo el aprecio y respeto me permito decirle que está muy limitado en su apreciación. El diploma es solamente una versión simbólica, y hasta simple, de lo que significa “El Ser Integral Unadista”.

El sello Unadista que nos debe caracterizar a todos quienes dedicamos una parte importante de nuestras vidas a esta Institución (y aquí también incluyo a los líderes, los docentes y los representantes en los cuerpos colegiados), es una marca indeleble que se va adhiriendo lenta, pero constantemente, a nuestro espíritu, a medida que avanzamos en nuestra vivencia institucional, en el estudio, en la comprensión de la realidad del contexto y en la interacción con nuestros familiares, docentes, compañeros y colaboradores.

En la vida, uno no escoge a sus padres, ni a sus hermanos de sangre, ni su primer nombre o el contexto social y cultural en el que nace, pero sí debería tener la libertad de escoger, aunque no sucede siempre, su oficio o profesión, la institución educativa en la que se formará y el uso que dará a lo allí aprendido.

Y si Usted, querido estudiante y egresado, optó porque la UNAD fuera su casa de estudios y la Institución que le formara para habilitarse social y profesionalmente en un entorno laboral, disciplinario y nacional, es porque también está dispuesto a recorrer el camino formativo propuesto por nosotros. Eso, como rector, lo agradezco profundamente. Es claro que, como toda institución humana, somos perfectibles, y por ello sus aportes para una mejor UNAD siempre son y serán bienvenidos.


Ser Unadista es reconocer que la persona integral asume los valores, las garantías de conocimiento y, sobre todo, las competencias de aprendizaje que da la Universidad.


Miles de nuestros estudiantes y egresados han vinculado la UNAD a sus vidas porque (es una realidad de nuestro país) en su momento no hallaron una oportunidad distinta, bien fuera por motivos de costo, de programa o de ubicación geográfica. También, otros muchos miles, especialmente en las grandes capitales, han visto en esta una importante opción para responder a muchas de sus necesidades y expectativas. Todos ellos, tanto desde quienes con el mayor esfuerzo económico y familiar se han matriculado y estudiado con nosotros, hasta quienes han valorado la modernidad, virtualidad, pertinencia, calidad y flexibilidad de nuestro modelo, ya comparten ese sello Unadista.

Muchos portan el título de ingenieros, comunicadores, administradores, contadores, economistas, agrónomos, zootecnistas, diseñadores, licenciados, filósofos, músicos, sociólogos, gestores deportivos o profesionales en ciencia política, entre otros muchos programas que ofrecemos. En Colombia, estos mismos títulos se ofertan en más de 200 instituciones de educación superior habilitadas para ello, pero el estudiante y egresado Unadista es único, por su sello de Ser Solidario, y ese es un valor que debemos apreciar profundamente y aplicarlo cotidianamente.

Los egresados de otras universidades son titulados en un área de conocimiento, adscritos a una universidad, pero en la UNAD, la relación se invierte. Aquí, los miembros de la comunidad académica primero se perfilan y gradúan como “Unadistas Solidarios” y luego como profesionales en algún área del conocimiento. Cuando en la UNAD se entrega un certificado o un título físico o electrónico, quien lo recibe, desde antes, ha demostrado ese espíritu y convicción Unadista de aportar, con calidad y humildad a esta Colombia que espera conocimiento y comprensión para superar sus tantas y añejas dificultades.

Por ello somos diferentes. Sea cual sea el nivel o ciclo formativo, la profesión y el campo de estudios adoptado, al Unadista le duele la Patria, piensa en los demás, potencia sus capacidades para ser emprendedor, creativo y solidario y sostiene una posición ética, debidamente convencida y argumentada.

Porque el Ser Unadista no aprende a exigir, sino a servir.

El Ser Unadista estudia la historia de nuestra sociedad, no para repetir sus conflictos ni revivir la confrontación, sino para superar los prejuicios y conciliar las diferencias, sin extremos violentos. Su defensa frente a los hechos es tenaz, pero flexible frente al argumento imbatible. Su mirada es inter y transdisciplinaria y no monolítica, ni radical ni unidireccional.


La UNAD es un espacio ideal para que la gente aprenda a dirimir conflictos sin poner en peligro la vida humana.


El Ser Unadista es la característica de los estudiantes convencidos de que su profesión es una actividad a través de la cual se interactúa, con altura, integridad y comprensión global, con la sociedad. Por ello, en la UNAD promovemos la Investigación Acción Participativa IAP en cátedras interdisciplinarias;

Ser Unadista es la actitud de los egresados que esquivan seguir ciegamente causas políticas sin sentido y llenas de pretextos para exigir, demandar y revolucionar con odios e iras sin fundamento. Por el contrario, sensibilizan a los suyos y en contexto sobre cómo potenciar positivamente su entorno.

El Ser Unadista dialoga con argumento, pero también con el corazón. Es sentipensante, porque sabe y es consciente que las razones buscan las emociones, y viceversa.

El Ser Unadista es el propio gestor de una mejor vida personal y familiar y un motor de cambio para esta Colombia, necesitada de líderes, emprendedores, críticos con argumentos y respetuosos, y no ciudadanos eternamente inconformes, reclamantes y demandantes, sin propuestas ni ideas constructivas.

Y el Ser Unadista es el estado vigilante, racional y anímico de todos los miembros de la comunidad universitaria, de respetar la vida en todas sus dimensiones, fomentar la paz como el canal de comunicación por excelencia, y de afirmar, insistir y persistir en el uso de la razón para mirar siempre adelante y nunca, nunca, favorecer el retroceso de nuestra sociedad. Porque Ser Unadista es una apuesta de vida que vale la pena vivir para construir la Paz.

Esta reflexión es al mismo tiempo una invitación a los dirigentes y directivos de toda la institucionalidad educativa colombiana; es importante que nuestra educación se transforme para así tener la vocación en la vanguardia necesaria hoy para transformar nuestra sociedad como reflejo de una Nación Próspera y Equitativa que expanda Justicia y Bienestar Social.

 

Atentamente,

Jaime Alberto Leal Afanador

Rector

Ver todos los artículos

Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD de Colombia

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional - SNIES 2102
En Bogotá D.C. (Colombia) Tel: (+57)(1)375 9500  Línea gratuita nacional: 01 8000 115223
Atención al usuario
Buzón de notificaciones judiciales
anticorrupcion@unad.edu.co

© Copyright UNAD 2021